FullSizeRender-258    Por queeeeee nos encanta tanto esta fusión del desayuno y el almuerzo? Esta famosa forma de recuperar fuerzas en fin de semana, después de la fiesta y las copas nocturnas? Y si, se ha vuelto una costumbre que esta muy  de moda. A diferencia de lo que puedan pensar egocéntricamente los Neyorkinos sobre que el brunch es una costumbre que se origino en Nueva York, en realidad quienes introdujeron el concepto de brunch en Estados Unidos fueron los británicos. Hay varias versiones sobre su origen aunque todas coinciden en que fue establecido en el siglo XIX creado por la alta sociedad Británica. El termino brunch apareció publicado por primera vez en 1896 en la revista Punch, una revista Británica que satirizaba este termino para describir las costumbres gastronómicas de la alta sociedad de aquella época. La revista explicaba que los sirvientes de las casas de la alta sociedad británica tenían día libre el domingo, por lo que los empleados dejaban preparado un gran buffet (y gran comilona) que mezclaba productos de desayuno y otros de la comida (almuerzo) para los dueños de la casa.

FullSizeRender-269

Cualquier tipo de comida es valida para preparar un brunch, desde lo típico del desayuno como: tortitas, creppes, galletas, pastas, dulces, bolleria, mermeladas… Hasta platos salados más apropiados para un almuerzo como: salchichas, bocadillitos, pasta, ensaladas, carnes, aves, quesos y diversos tipos de panes…(generalmente alimentos grasientos y consistentes, ya que es, para muchos, utilizado como una comida para la resaca).

Y creo que es justamente eso lo que nos atrae tanto del brunch: que todo es valido; incluso puedes beber alcohol si quieres a las 11 de la mañana sin que nadie te mire mal. El brunch es la libertad absoluta ya que no hay reglas de que puedes o que no puedes comer. Se creativo! Zumo verde, huevos, y una mimosa? Por que no!

FullSizeRender-268

Un articulo del Washington Post cuenta que condujeron un estudio acerca de las variables demografias que se relacionan con la popularidad del brunch y llegaron a la conclusión de que la relación más fuerte fue con la población judía: los estados con mayores porcentajes de residentes judíos tendían a comer mas brunch. Claro que tiene sentido si tenemos en cuenta que muchos de los alimentos principales del brunch— bagels, salmón ahumado, y panqueques— son de raíces judías. La popularidad del brunch entre los Judios de América se dio gracias a que les ofrecía una alternativa para comer después de la iglesia los domingos.

También se dice que fue el periodista Guy Beringer quien publicó en el semanario Hunter´s Weekly, que originalmente el brunch era una forma de tomar algo después de la misa de media manaña del domingo en el famoso barrio del Bronx -Nueva York. Sin embargo, la mayoría insisten que comenzó en Inglaterra.

Sea lo que sea, es verdad que todos amamos el brunch, y aquí les comparto el brunch de Narcissa, uno de mis lugares preferidos para ir de Brunch en Nueva York.

Mi plato preferido: huevos revueltos con ricotta y col rizada (kale).FullSizeRender-255

Las carrot fríes con dio de tofo también estuvieron increíbles, así como el virgin bloody mary que me pedi.

FullSizeRender-267

El queso riccotta es una alternativa mas saludable a la crema pesada que tanto les gusta a los chefs frances, ya que te ahorras la grasa extra. La col rizada (kale) le da un kick de nutrición y vuelve los huevos revueltos mas de almuerzo.

Ingredientes:

5 huevos grandes

1 cucharada de aceite de oliva o mantequilla

1 cucharada de cebolleta picada

1/4 taza alcaparras (opcional)

4 tazas de col rizada picada

1/2 taza de queso riccotta o queso feta

2 cucharadas de orégano o tomillo

sal y pimienta al gusto

INSTRUCCIONES:

Batir los huevos en un bol con sal y pimienta.

En una sartén mediana, calentar el aceite de oliva a fuego medio. Agregar la cebolleta y cocinar hasta que se doren (si vas a ponerle alcaparras, este es el momento de agregarlas. Luego agregar la col rizada y cocinar hasta que se suavice, alrededor de 5 minutos, removiendo.

En la misma sartén, agregar los huevos batidos y remover. Los huevos deberían apenas cocinarse.

Apagar el fuego y mezclar el queso ricotta o feta y el orégano fresco. Remover fuertemente y servir inmediatamente con tostadas o patatas.