¿Y para qué estamos aquí si no es para reflejar nuestros colores en el otro?

Venimos al mundo para relacionarnos, para crear, y para crear vida en el roce con otras personas.

El encuentro entre dos personas crea la chispa. Ya sea con un amigo, hermano, novio, o profesor. La magia sucede en la interacción.

Juntos creamos el color.WEB20

No existe nuestra vida si no está el otro para verla.

Así mismo, podemos ver nuestros colores cuando los pintamos en el otro ya que podemos vernos a nosotros mismos reflejados en la otra persona.

Necesitamos al otro para que vea nuestros colores también. 

Los colores que das hacia afuera, hacia el mundo, finalmente te regresan y te hacen sentir luminoso dentro.

WEB 9

Hay que rescatar nuestros colores internos, desde el corazón y con gracia, ofrecerlos.

Mientras mas damos, mas intensos veremos los colores, mas claro se volverá todo, y podremos vivir con mayor nitidez.

Todos nacemos con los colores y con los pinceles en la mano, pero depende de ti si los usas o no.

Depende de uno si empapamos al resto o no.

WEB 10

También hay que dejar que el otro nos pinte con sus colores, y quien sabe, así de repente nos veremos mejor.

Solo espero, y ojalá podamos entre todos ser una sola obra de arte y que nos pintemos tanto los unos a los otros que ya no nos reconozcamos por nuestras diferencias, sino por nuestros colores compartidos. 

LEER ANTES: COLORES, TU ERES EL COLOR