En el post anterior les hable sobre el carbon activado y sus propiedades absorbentes para desintoxicar el cuerpo de las toxinas de la comida procesada y del medio ambiente contaminado en el que vivimos.

final imp (1 de 20)Sin embargo, antes de hablar sobre los químicos y venenos del exterior (comida y medio ambiente) creo que es importante tomar consciencia acerca de las toxinas que contaminan nuestro ambiente interior. Con decir esto me refiero a los pensamientos negativos que circulan nuestra mente a diario como el miedo, la envidia, la culpa, la rabia, la cólera, la ansiedad y la inseguridad. Todos estos son pensamientos tóxicos que nos van deteriorando poco a poco por dentro.

Nos preocupamos por eliminar los lácteos, el azúcar o el gluten, cuando en realidad nuestra prioridad debería ser deshacernos de todos los pensamientos que realmente nos hacen daño y nos vuelven personas cerradas con miedo a abrimos a las posibilidades que nos ofrece la vida cada día.

El perfeccionismo es uno de los peores enemigos de la creatividad y del amor. La obsesión porque las cosas salgan perfectas le quita espacio a la espontaneidad y la creatividad. Querer controlarlo todo y esperar que la vida suceda de manera predecible recta y rígida va totalmente en contra de la naturaleza de las cosas. En la naturaleza todo se mueve en espirales, en curvas, todo cambia, muere y vuelve a renacer. Hay magia porque hay flexibilidad y hay cambio.

final imp (20 de 20)La mente es como un mono desobediente el cual tenemos que comenzar a entrenar. Tenemos que enseñarle a no pasarse el día saltando de pensamiento en pensamiento en un laberinto de pensamientos caótico sin fin. Hay que aprender a detectar los pensamientos venenosos que nos infectan la mente, para así eliminarlos.

Hoy les propongo acabar la semana tomando consciencia y reconociendo los hábitos inconscientes de nuestra mente para así detectar los momentos en los cuales nos comenzamos a desviar hacia algún pensamiento tóxico y ambiente destructivo adentro nuestro. Apenas nos demos cuenta, podemos tomar un minuto para detenernos, respirar y simplemente dejar ir el pensamiento. Al soltarlo, podemos reemplazarlo por algún pensamiento positivo de agradecimiento sobre algo en nuestras vidas que este yendo bien. La gratitud tiene un gran poder sanador.

Meditación:

Sentada recta y cómoda, cierra los ojos y respira tranquila por la nariz. En cada inhalación puedes decir DEJO y en cada exhalación puedes decir IR: “DEJO IR”. Y así continúas respirando y repitiendo “DEJO IR” para que cada pensamiento que te venga a la cabeza, lo puedas dejar ir. Y así ojalá puedas dejar ir todo lo que ya no te sirva.

No tenemos que vivir siendo víctimas ni mucho menos presos de nuestros pensamientos. Aprovechemos esta oportunidad para liberarnos este fin de semana!

Les mando un fuerte abrazo desde Brooklyn, NY .

final imp (17 de 20)

Etiquetas: , , ,